Terapia de Resonancia Biocibernética
de Alta Energía (HBR)

PULSARION®

www.sistacoat.es
INICIO PULSARION® Terapia PULSARION HBR Pruebas Agua Energizada CONTACTO
Terapia Pulsarion -HBR

1.-  La Terapia PULSARION® –HBR
  El Pulso de la Vida al Pulso del Tiempo

Con el Equipo de Terapia PULSARION® nace un nuevo sistema médico de energización denominado "Terapia PULSARION® –HBR".     HBR significa:

High-energy Biocybernetic Resonance-Therapy
(Terapia de Resonancia Biocibernética de Alta Energía)

Intentaremos aclarar el significado de este complejo término con las siguientes definiciones.

Alta-Energía

La energía de la naturaleza Los rayos de las tormentas son probablemente los fenómenos con mayor energía de todos los que ocurren en la biosfera. A través de estas descargas se forman campos de energía que analizados en detalle, consisten en innumerables vórtices de energía llamados vórtices potenciales. (Un vórtice es una masa giratoria que proyecta todo lo que hay cerca de ella hacia su centro).

Estos mismos campos de energía son liberados a una escala proporcional en la sonda (raqueta) de tratamiento de PULSARION® y pueden ser aprovechados por todos los organismos biológicos como "alimento en forma de energía". Basta con observar la fuerza de crecimiento que tiene la naturaleza después de una tormenta.

Biocibernética

La cibernética fue establecida en 1948 por Norbert Wiener y es la teoría de los sistemas dinámicos auto-regulados y auto-organizados, a la que pertenece la naturaleza en su conjunto y cada uno de los organismos que hay en ella. La cibernética es necesaria para comprender procedimientos complejos como por ejemplo los que ocurren en el sistema nervioso de los humanos.

Adicionalmente, la meta de esta investigación consiste en desarrollar un modelo análogo a estos sistemas, que haga posible diagnosticar y realizar terapias en organismos humanos, ya que las leyes de la naturaleza son válidas tanto para las naturalezas vivas como para las naturalezas muertas.

Los humanos al igual que todos los demás seres vivos, son sistemas abiertos capaces de recibir señales y de enviar señales y que saben distinguir perfectamente lo que les falta y lo que les sobra.

Estos principios fueron tenidos en cuenta al desarrollar el sistema PULSARION®. PULSARION® genera su "oferta de alimento" en forma de vórtices potenciales escalares y la biofísica selecciona y decide lo que necesita y lo que no necesita.

Por esta misma razón, no se desarrollan efectos secundarios y también por esta razón, el Terapeuta no necesita conocer los 30.000 nombres de las distintas enfermedades y dolencias. Le basta con saber que son sólo células que han perdido el equilibrio energético, que es la raíz de los diferentes síntomas.

A través de la oferta escalar de alimento energético estos síntomas de deficiencias (bajo nivel de energía en las células), vuelven a equilibrarse y los síntomas desaparecen de forma inversa a como se desarrollaron.

Desde este punto de vista, para deshacer el proceso funcional de una enfermedad basta con restablecer el sistema de auto-curación perturbado, devolviéndole el equilibrio a través de un suministro de energía adecuado.

La inteligencia del cuerpo tiene a su disposición un sistema de información capaz de utilizar el alimento energético suministrado. Esta es la conclusión de la investigación del equipo que ha desarrollado PULSARION® y su contribución a la moderna biocibernética.

Con el equipo de terapia PULSARION® se interviene más directamente y más rápidamente en los sistemas de control físico del organismo que con los efectos químicos que producen las medicinas. La inteligencia del organismo regula el sistema químico sustancialmente mejor, más eficientemente y también más inteligentemente de lo que puedan hacerlo un Médico o un Farmacéutico. La física actúa, la química reacciona.

Terapia de Resonancia

Sistemas biológicos auto-regulados Sin los efectos de resonancia, la vida no sería posible. Toda la naturaleza hace uso de estos efectos para suministrar a sus sistemas individuales energía e información. Para transmitir energía y/o información con las oscilaciones, siempre es necesaria una resonancia entre los transmisores (por ejemplo PULSARION®) y los receptores (por ejemplo humanos, animales o biosfera).

Como los humanos no están conectados a la naturaleza mediante cables, la naturaleza misma utiliza la tecnología de campos-vórtice para manejar los millones de procesos que tienen lugar simultáneamente (en paralelo) en el cuerpo. En cada fase de este tipo se ajustan tanto las energías que faltan como las energías sobrantes.

En este sentido, todos los parámetros de los sistemas auto-ajustados y auto-organizados pueden ser aproximados desde sus valores actuales, a los valores deseados.

De esta forma queda explicado el significado del nombre "Terapia de Resonancia Bio-cibernética de Alta-Energía (Terapia PULSARION® –HBR).

De acuerdo con esta descripción, no son necesarios equipos excesivamente complejos, sino simplemente, seguir el ejemplo de la naturaleza (rayos de tormentas), para afectar positivamente con nuestro procedimiento de alta-energía, a todos los sistemas de monitorización biológica y además hacer todos estos procesos de forma simultánea

2.-     Fundamentos de la Terapia PULSARION® –HBR

Estamos acostumbrados a pensar en los rayos de las tormentas como portadores de peligro/ quemaduras/ muerte. Pensamos esto porque los percibimos como sobredosis de energía. Pero estas sobredosis de energía pueden ser muy saludables cuando se aplican en las dosis adecuadas.

Hay numerosos informes de los últimos 200 años que documentan distintos casos de curaciones espontáneas de personas, que fueron afectados por la esfera de influencia (campo de energía) de un rayo de una tormenta natural. Estos mecanismos ocultos hasta ahora, ya pueden ser interpretados y descodificados.

Hay distintas investigaciones que muestran que los rayos naturales tienen una interacción activa y beneficiosa para todos los sistemas vivos, como humanos, animales y plantas, incluyendo también la totalidad de la biosfera.

Este efecto de activación recíproca por medio de descargas de energía interactúa con los átomos, con las moléculas, con las células, con las federaciones de células y con los organismos en su totalidad.

Sacar a un paciente de la cama y llevarlo a un lugar situado a la distancia correcta de la posible caída de un rayo, de forma que reciba una dosis correcta de energía puede resultar algo casi imposible. Por ello, el equipo multidisciplinar que ha desarrollado PULSARION®, ha estado durante muchos años investigando y finalmente han desarrollado un equipo que produce un campo de energía similar a la producida por un rayo natural, pero bajo unas condiciones controladas que no resultan dañinas ni dolorosas para el paciente.

La meta de esta invención o desarrollo era producir una dosis correcta de energía similar a la de un rayo, capaz de ser utilizada por los sistemas biológicos. Se trataba de reproducir los métodos de esta fuerza natural de crecimiento, que a través de un amplio espectro de frecuencias puede afectar a todas las células de un organismo, de acuerdo con sus diferentes frecuencias naturales específicas, haciéndolas entrar en resonancia y de esta manera energizar, alimentar y/o revivir.

Esto es lo que se ha hecho en el desarrollo del equipo PULSARION® que reproduce los mismos efectos mediante una combinación de campos magnéticos y terapia de frecuencias (orden, penetración, fuerza y resonancia).

Con este método, las células son positivamente afectadas en una forma que sólo es posible mediante vórtices potenciales de alta energía, ultracortos, ya que la naturaleza tiene planificados mecanismos protectores de la célula de una forma muy inteligente, que no permiten conseguir estos objetivos utilizando los mecanismos convencionales de campos magnéticos o terapias de frecuencias por separado.

Numerosos tratamientos de los más diversos cuadros de enfermedad que se han llevado a cabo ya, están confirmando esta teoría de múltiples maneras. Incluso enfermedades crónicas pueden a menudo ser eliminadas después de unos pocos tratamientos. La base del éxito de estos tratamientos parece ser el hecho de que muchas enfermedades son debidas a una falta de energía en las células.

El bajo nivel de energía en las células tiene distintas causas entre las cuales están por ejemplo una nutrición incorrecta, la vida sedentaria, la edad, cargas de contaminación eléctrica, el estrés, las conductas que pueden iniciar bloqueos de energía y muchas otras.

Debido a estas causas, el nivel de energía potencial de las membranas de las células disminuye, el metabolismo también disminuye y se producen diferentes síntomas de enfermedades. Las consecuencias de ello son distintas en cada individuo, ya que cada organismo tiene distintos puntos débiles.

Para la Terapia PULSARION® –HBR los nombres de las distintas enfermedades juegan un papel secundario. Por medio de un sistema externo capaz de generar vórtices potenciales, la energía es suministrada al cuerpo consiguiendo, entre otras cosas, que el metabolismo se acelere por sí mismo, que la energía potencial de las membranas de las células se cargue de nuevo, que el sistema inmune se refuerce y que los bucles de control del sistema nervioso y del sistema endocrino se estabilicen, eliminando de esta forma diversos cuadros de enfermedades.

Se puede resumir lo anterior diciendo que todas las células biológicas de la naturaleza son pequeños resonadores vivos (circuitos resonantes), que cumplen su función dentro de un organismo, de acuerdo con sus características y a determinadas frecuencias específicas. Por ello, una célula del hígado sabe que es una célula del hígado, una célula de la piel sabe que es una célula de la piel, etc.

Debido a su oscilación natural, estas células en determinadas condiciones de resonancia e interferencia pueden interactuar recíprocamente con su entorno y de esta forma, pueden recibir energía desde el exterior.

Cuando este suministro de energía no se realiza de forma natural, debido a las causas expresadas anteriormente (la edad, una alimentación inadecuada, contaminación eléctrica, etc), de forma que el propio cuerpo no pueda aplicar sus propios mecanismos de curación, la célula enferma, pero a partir de ahora se puede suplir esta carencia mediante impulsos de energía externa adecuados, como los producidos por PULSARION®, para que las células individuales y los sistemas de soporte y ajuste de los sistemas biológicos puedan cumplir de nuevo con sus funciones naturales.

Después de investigar durante muchos años el campo de las tecnologías de alto voltaje y la influencia de los parámetros de energía atmosférica en toda la biosfera y las formas de desarrollo de la vida en ella, el equipo que desarrolló PULSARION® ha conseguido producir una energía medicinal, cuyas posibilidades son tan variadas que probablemente pasarán varias generaciones hasta que todos los detalles puedan ser clarificados y/o explicados.

Este potencial de tipos de aplicaciones no soñadas hasta hoy está disponible ya para la medicina y los deportes, y a través de esta tecnología única en todo el mundo, marcará el camino y quedará integrada en la medicina del siglo XXI.

3.-     CURACIONES PRODUCIDAS POR RAYOS DE TORMENTAS

Se muestran aquí algunos ejemplos, seleccionados de numerosos informes que hemos recopilado de libros, artículos en periódicos y en la Web, indicando la fecha y las fuentes siempre que fuera posible:

Asma Curada por un Rayo.
Martin Rockwell miró por la ventana y vio como el cielo se tornaba amenazadoramente oscuro. Estaba de pie, apoyando todo su peso en la pierna izquierda, su mano derecha reposaba sobre una tabla húmeda conectada con el fregadero. De repente notó que su brazo derecho y su pierna izquierda se le entumecieron, y en este momento un rayo cayó sobre el edificio que estaba a unos 3 metros de él, y se desmayó. Volvió en sí unos minutos más tarde, pero tardó unos días en recuperar el movimiento normal en sus miembros.

Sin embargo, el ataque del rayo tuvo su lado positivo: Rockwell sufría de asma y últimamente tenía que guardar cama durante semanas con frecuencia. Pero después del suceso con el rayo, nunca más volvió a tener un ataque de asma. Así es como lo relató el ‘American Journal of Science‘.


Parálisis Parcial Curada por un Rayo
Samuel Leffers se despertó una mañana en el verano del año 1806 con una inusual insensibilidad en la parte izquierda de su cuerpo. Al principio no le preocupó mucho porque pensaba que esto se debía a que había estado acostado demasiado tiempo sobre el lado izquierdo.

Pero se dio cuenta rápido que también tenía dificultades al hablar y que era incapaz de cerrar el ojo izquierdo. Aunque los síntomas disminuyeron de alguna forma, parecía que se concentraban ahora dentro de su ojo, que permanecía abierto permanentemente. Según el ‘American Journal of Science‘, Leffers pasó por otra experiencia desafortunada más tarde en el mismo verano, después de haberle impactado un rayo y haberse desmayado.

Tras recuperar la consciencia, volvió a tener un perfecto control sobre sus miembros, tal y como había sido antes. Al día siguiente notó que había mejorado su vista y pronto pudo volver a mover el párpado. Pero se había producido un efecto secundario: la descarga eléctrica había perjudicado su oído.


Cáncer de Mama
El libro "Curaciones Eléctricas y el Rayo Violeta" describe algunos casos en los que los rayos han provocado impulsos curativos. Algunos extractos de este libro se muestran a continuación:

"En el año 1776, la Sra. Wynne viajó a Dublin para consultar a algunos cirujanos. Tenía un gran tumor en la mama izquierda, pero nadie quería operarla, así que volvió a casa. En casa, cuando estaba mirando por la ventana, la alcanzó un rayo que también incendió el techo de su casa. El impacto atravesó su hombro izquierdo y bajó por la columna vertebral. Corrió hacia el pasillo y se desmayó. Ahí la encontraron por la noche. El doctor Georgius Hicks la visitó dos días más tarde y observó que el tumor en la mama había disminuido y era más blando. Así que decidió tratar el cáncer de mama con descargas eléctricas, consiguiendo en dos mujeres la reducción de las tumoraciones y del dolor.

El libro “One in a Million” (Uno entre un millón) explora más de 100 relatos, muchos de ellos contemporáneos, que muestran el extraño mundo en que vivimos. Parece que hay fuerzas actuantes que desafían a la ciencia y a la razón. Al igual que se muestra en la serie de TV correspondiente, este libro muestra no sólo coincidencias, sino aquellos acontecimientos especiales que desafían las normas conocidas. Por ejemplo el niño que “volvió” de la muerte, la niña que sólo podía escribir de atrás hacia adelante hasta que sufrió un golpe en la cabeza y la mujer curada de esclerosis múltiple después de ser alcanzada por un rayo … …
Autor: Peter Hough y Philip Schofield

Artritis Curada
Susana Watts se encontraba de camino a casa cuando la sorprendió una fuerte tormenta. La carroza en la que viajaba se desmoronó, así que tenía que andar el resto del camino a casa. Hacía tanto frío que su salud quedó afectada y desde entonces no pudo utilizar más sus brazos y estaba obligada a guardar cama. Tres años más tarde, un rayo impactó en su casa y dejó un gran círculo con márgenes negros en el techo. Ella se había desmayado y sus criados le desabrocharon la ropa y empezaron a darle masajes. Cuando despertó se enfadó con ellos por haberla tocado. Se levantó y empezó a andar. Tropezó pero pudo mover el brazo para agarrarse al pasamanos. El rayo hizo que pudiese volver a usar sus brazos, curando su artritis.


Otra Parálisis Curada
En 1828 un barco que atravesaba el Atlántico, llevaba a bordo un pasajero que estaba paralítico desde hacía 3 años. Cayó un rayo sobre su cabina, y él de repente saltó de la cama. Desde entonces gozaba de perfecta salud.


El Rayo de la Fertilidad
Otro curioso impacto de rayo llamó la atención de los médicos en el año 1846: un rayó alcanzó a un grupo de mujeres de color. Una de ellas llevaba años sin poder tener hijos, y pocos meses después del suceso se quedó embarazada. Otra mujer de 70 años, que había pasado la menopausia hacía ya 20 años, de pronto volvió a menstruar, y el ciclo menstrual le duró otros 3 años.


Cáncer Curado por un Rayo
Sobre el año 1850, un campesino inglés desarrolló un cáncer en el labio inferior y en la barbilla. Accedió a una intervención quirúrgica, pero antes de intervenirle, mientras araba el campo, le cayó un rayo. Sus dos caballos murieron y el arado fue destruido. Unas semanas más tarde, el cáncer se le había reducido notablemente, y algunos meses después desapareció por completo.

El campesino gozó de una buena salud durante diez años más, pero entonces el cáncer volvió y el hombre falleció.


Todos estos ejemplos pueden dar una idea de la gran variedad de fuerzas que se esconden en los campos electromagnéticos de un rayo de tormenta natural.

Tenemos conocimiento de más de 200 informes sobre este tipo de curaciones “inexplicables”, ya que es imposible tacharlos a todos de ser frutos de una rica imaginación.

Para el equipo de desarrollo de PULSARION®, el próximo paso consistía en investigar los mecanismos que actúan en estos procesos. Después de más de diez años de intensas actividades de investigación, hemos logrado desmitificar este fenómeno, reproducirlo y materializarlo en el equipo médico PULSARION®

4.-     BIO-FÍSICA

"Panta rhei" - Heráclito

"Todo fluye" - detrás de esta afirmación de Heráclito se esconden verdades profundas. Se trata principalmente de la experiencia de un mundo con un cambio continuo en la materia y en las formas. Esto significa que nada es estático, sino que todo está sometido a un cambio dinámico continuo.

Un físico moderno diría: todo oscila. Por ello, no existe la materia muerta. Incluso las piedras constan de minerales, que a su vez constan de innumerables átomos. Los átomos a su vez, son los circuitos resonantes más pequeños de este lado de la velocidad de la luz. Los fotones son partículas que se mueven a la velocidad de la luz. Los neutrinos y también los taquiones pueden moverse a una velocidad que supera la de la luz – pero todos tienen una cosa en común: ¡¡ oscilan !!. Estas oscilaciones generan campos de naturaleza electromagnética, estática y dinámica.

Los físicos quánticos dirían: todo irradia. Ellos saben que cualquier materia independientemente de su naturaleza emite radiaciones: radiación terrestre, rayos-X, radiación gamma, infrarroja y radiación ultra-violeta, radiación radioactiva, radiación cósmica, etc. Todas estas radiaciones difieren sólo por su frecuencia/longitud de onda, así como su amplitud, y lo que tienen en común es que todas ellas son radiaciones naturales, esto es, son radiaciones producidas por la naturaleza.

Tanto Heráclito como los físicos así como los físicos quánticos, están en lo cierto. Solamente les diferencia el ángulo por el que miran los fenómenos físicos de la naturaleza.

Una vez que hemos sentado que no hay materia muerta, la pregunta es, ¿por qué una piedra no crece, y en cambio una entidad biológica tal como las plantas, los animales o los seres humanos sí lo hacen? A pesar de todo, las piedras existen, fueron creadas. Detrás de este hecho, hubo un trabajo de las fuerzas ocultas de la creación (=energía, por ejemplo en forma de presión, calor, gravitación,...).

También los sistemas biológicos, tales como plantas, animales y humanos, fueron creados. Sin embargo, éstos tienen una consciencia constituida (=información). De esto podemos deducir que en todo el Universo existen fundamentalmente dos cosas, que son !la energía y la información! De estas dos cosas, unas están en un universo que se manifiesta (mundo físico) y otras están ocultas detrás de él y son invisibles para nosotros (psique, logos, consciencia).

Es decir que toda radiación electromagnética existente de forma natural tiene una gran importancia biológica y es imprescindible para la supervivencia de organismos de toda clase. Nuestro organismo con todas sus funciones de control, en el fondo funciona como una orquesta. Los organismos irradian oscilaciones similares a las de las composiciones musicales. De esta forma, nuestras células oscilan a su ritmo de vida siguiendo las influencias del cosmos y de los campos de nuestra biosfera.

Si en un momento nuestro ritmo es alterado por contra-oscilaciones de otras frecuencias no-naturales (aparatos de radio, teléfonos móviles, microondas, líneas de alta tensión, etc) y de esta forma se perturba la materia, en este caso nuestros órganos de control y nuestro sistema inmunológico sólo pueden permanecer inalterados si reciben suministros de energía suficientes bien de la naturaleza o bien de una fuente externa, por medio de un dispositivo apropiado, como la energía producida por el equipo médico PULSARION®.

Los productos farmacéuticos a menudo se aplican de tal forma que sólo obnubilan al director de la orquesta. En consecuencia, una parte de la orquesta sigue produciendo disonancias y el director no puede intervenir para ajustarlas de ninguna forma. Es decir que ésta no es la solución para impedir las disonancias, en el mejor de los casos hace que ya no se perciban.

Como ahora sabemos que aproximadamente el 80% de las funciones de nuestro cuerpo están basadas en el nivel de información y en las funciones de intercambio de energía y solamente el 20% aproximadamente funciona a base de materia, parece ventajoso buscar soluciones no basadas en la materia, sino en una base informativa/energética. Esta parece ser la única forma en la que se puede originar la estabilización de las funciones naturales.

Los seres humanos vivimos actualmente en un entorno que está lleno de campos electromagnéticos naturales y artificiales. Los campos naturales más potentes son de naturaleza estática (almacenados en toda el área atmosférica entre la tierra y la ionosfera = condensador esférico) cuya expresión dinámica visible y tangible se muestra a través de las descargas (descargas de rayos atmosféricos). Las cargas eléctricas se producen por ejemplo por fricción de capas de aire paralelas, con otras capas de aire próximas de nubes en movimiento.

En estos campos cargados electrostáticamente se desarrollan fenómenos atmosféricos individuales los más fuertes de las cuales se descargan por medio de los rayos de las tormentas. Las personas muy sensibles a los cambios atmosféricos notan los efectos de estos cambios mucho antes de que se manifiesten en las tormentas. Estas personas se quejan con frecuencia de dolores de cabeza, perturbaciones en el ritmo cardíaco, problemas metabólicos e incluso problemas neurológicos y dificultades para conciliar el sueño.

Resulta curioso comprobar que este tipo de problemas no afectan normalmente a personas que viven en contacto con la naturaleza, lejos de la tecnología del mundo civilizado a pesar de que, estas personas muestran una mayor sensibilidad bio-electrónica.

Esto permite llegar a dos conclusiones:

  • En primer lugar, que nosotros los humanos civilizados parece ser que tenemos una percepción menos aguda de las influencias ambientales (lo que no es de extrañar teniendo en cuenta los altos niveles de contaminación eléctrica en los grandes centros de población).
  • En segundo lugar, que las condiciones atmosféricas no son las únicas a las que se puede hacer responsables de los malos estados de salud. Más bien, se deben al encuentro de las oscilaciones electromagnéticas naturales con las que se producen artificialmente.

Esto produce interferencias por superposición de campos y los efectos de resonancia aumentan la oscilación y se refuerzan mutuamente! Y nuestra condición biofísica sencillamente no puede soportar estos modelos de frecuencias disarmónicas y surgen las consecuencias que ya hemos descrito. Por otra parte, muchas de las funciones reguladoras de nuestro cuerpo oscilan de acuerdo con las muestras de frecuencia natural. Como ejemplo, mencionaremos aquí las ondas de Schumann, cuya ausencia provoca en los astronautas la extraña "enfermedad del espacio". Desde que estas ondas se han empezado a producir artificialmente en los vehículos espaciales, este síntoma ha desaparecido.

En resumen, el organismo humano (así como el organismo de animales y plantas) en el curso de la evolución, ha ido adaptándose a los patrones de frecuencias y señales naturales llegando incluso a alimentarse con ellas.

Teniendo en cuenta que los humanos somos absorbedores primarios de luz y colectores de energía, queremos mostrar aquí lo que esto significa para nosotros.

Aparte del hecho bien conocido de la existencia de una bomba celular de sodio-potasio, podemos deducir lo siguiente de los aspectos anteriores:
Una bomba necesita consumir energía para poder funcionar. Bajo condiciones de prueba definidas, se ha demostrado que las células vivas por sí solas no pueden suministrar la energía necesaria para poder realizar el esfuerzo de bombeo. Por pura razón termodinámica, estamos aquí ante una contradicción.

En la información siguiente se muestra que la toma diaria de alimentos no es suficiente en absoluto para explicar las demandas de energía del cuerpo humano, y por ello son necesarios los procesos de transmutación nuclear.

La Paradoja de la Energía del Cuerpo Humano: ¿Consumimos más energía que la que recibimos?

Consumo de Energía del Cuerpo Humano
ConceptoConsumoTotal día
kJulios
Total día
Calorías
Consumo de energía del corazón70 Watios x 3.600 segundos x 24 horas6.0481.445
Consumo de energía del cerebro25 Watios x 3.600 segundos x 24 horas2.160516
Consumo de la respiración y regulación térmica500-1.000 Watios x 3.600 segundos x 24 horas43.200 a 86.40010.325 a 20.650
Consumo Total ...43.200 a 94.60812.286 a 22.611

Esta pequeña lista parcial, ya nos muestra que hay algo que no encaja en nuestro consumo de energía. Cada impulso nervioso, cada actividad realizada por una célula ( de las que tenemos aproximadamente 100 trillones), consume energía.

Y aún no hemos considerado otras funciones del organismo que también consumen energía como la función digestiva y la función gastro-intestinal. Si tenemos en cuenta también estas funciones, podemos estimar que tenemos un consumo total de energía de entre 90.000 y 150.000 kJulios por día, sin considerar la realización de ejercicio físico.

Si expresamos esta energía en Calorías (Kcalorías), esto significa un consumo total de entre 22.000 y 36.000 kCalorías por día, sin contar con que nuestro cuerpo esté trabajando o haciendo ejercicio físico mientras se realizan estas funciones. Sin embargo, normalmente sólo recibimos entre 800 y 2.000 Calorías (Kcalorías) por día a través de los alimentos.

Además, eliminamos de nuevo casi la misma cantidad que tomamos como alimento, a través del metabolismo, ya que en el cuerpo sólo permanecen esencialmente (micro) nutrientes como "macro moléculas vivas", oligoelementos, vitaminas y otras sustancias que necesita el cuerpo para evitar síntomas de deficiencias nutricionales.

Algunos productos del metabolismo que deberían ser eliminados también se depositan en el cuerpo y se desintegran sólo parcialmente y en un proceso muy lento, mientras que impiden de una u otra manera la comunicación entre las células o, en el peor de los casos, degeneran o destruyen la célula.

De esto podemos deducir que es imposible que el organismo biológico pueda vivir solamente de alimentos líquidos o sólidos, sino que éstos como máximo pueden servir para suplementar sustancias básicas que faltan. La alimentación es importante, pero sirve sobre todo al metabolismo, y en ningún caso para cubrir nuestras necesidades diarias de energía.

En este contexto cabe añadir que las aves migratorias según los cálculos de nuestros especialistas en nutrición no tendrían ninguna posibilidad de llegar a su destino, pero a estas aves les dan igual los cálculos de los científicos y vuelan miles de kilómetros sin ingerir ningún tipo de alimento, y cuando llegan a su destino, prácticamente no han perdido peso.

Aparentemente, la naturaleza incumple aquí las leyes elaboradas por nuestros científicos, validadas y reconocidas por todo el mundo.

Para poder llegar a la solución que explique este déficit de energía de la nutrición, y saber cómo compensa este déficit la naturaleza, es necesario comprender los mecanismos que juegan un papel básico en el funcionamiento de las células.

El origen de toda vida está pues en la célula. En el cuerpo humano, cada segundo se renuevan millones de células. Las células que mueren transmiten su respectiva información genética a las que les sustituyen. El crecimiento y funcionamiento de las células están dirigidos por oscilaciones electromagnéticas. Las perturbaciones de esta información (causadas por ejemplo por una alimentación incorrecta, sedentarismo, contaminación eléctrica, contaminación por metales pesados, etc) dañan a las células y en consecuencia ocasionan enfermedades, y esto lleva a una falta medible de energía dentro de las células.

Celulas La membrana de una célula sana suele tener una tensión de entre -70 a -80 mV. Si esta tensión se derrumba, en un primer paso se producen, p.ej., procesos inflamatorios. Después, la célula intenta salvarse, activando el 'programa de emergencia' que le indica que tiene que dividirse y crecer. Este es el origen de la mayoría de las formaciones de tumores.

Para poder contrarrestar estas faltas de energía patológicas, es necesario proporcionar impulsos electromagnéticos externos, denominados vórtices potenciales. Sólo estos vórtices de energía son capaces de suministrar la energía que les falta a las células, debido a su estructura (así funciona también en la naturaleza). Para ello, tanto las condiciones de resonancia como la forma de los pulsos deben ser los adecuados.

Como cada célula o cada conjunto de células tiene su propia información y oscilación, solamente es posible llegar realmente a todas las células con una mezcla de frecuencias de banda muy ancha, ya que la regeneración de la tensión de la membrana (que sirve para el intercambio de informaciones y nutrientes) se consigue solamente bajo condiciones de resonancia exactas, y con el tipo/la forma de impulsos adecuados. Y esto es exactamente lo que proporciona la Tecnología PULSARION® -HBR.

Gracias a la preparación de pulsos especiales que realiza PULSARION®, que se asemeja a los rayos naturales de las tormentas, con esta nueva tecnología es posible regular el sistema de control dañado de las células. Los impulsos sólo influyen en las zonas donde el equilibrio natural/potencial de energía está alterado, y solamente hasta el momento en el que se haya restablecido el equilibrio, excluyéndose por eso cualquier efecto secundario nocivo.

Además se observa que al recuperarse la tensión normal de la membrana de la célula, la actividad del metabolismo se acelera y se estabilizan los líquidos corporales así como el equilibrio hídrico y electrolítico y el de ácido-base, que son procesos químicos (los elementos químicos reaccionan, pero no actúan), pero controlados por la energía y la información de origen físico, basados en estos mecanismos. Por esta razón la nutrición más importante para el cuerpo no es de naturaleza molecular, sino energética.

Para aclarar esta tesis hemos de entrar en más detalles: en ocasiones se intentó determinar la valencia de sustancias químicamente activas (vitaminas, oligoelementos, minerales, proteínas, carbohidratos, grasas), denominándolas sustancias vitales. Pero no se consideró que debe existir un factor mucho más decisivo que es de suma importancia para la 'vitalidad/energía' de los alimentos.

Los pueblos naturales como los Hunza o los Tarahumara, desde el punto de vista químico tienen una alimentación absolutamente deficiente, sin embargo gozan de una extraordinaria salud. Otro indicio acerca del factor decisivo 'energía' es el siguiente: si exponemos p.ej. un grano de cereal a una dosis mínima de radiación radiactiva, su composición sustancial no se modifica, pero sí pierde su poder germinativo, es decir su vitalidad.

La energía de los alimentos Esto demuestra que debe existir un factor vital que está por encima de las sustancias químicamente activas. Mediante ensayos físicos, se puede comprobar en cualquier tipo de alimento una actividad más o menos intensa de partículas de luz (fotones). Así, es posible ver, por ejemplo, si un huevo proviene de una gallina de granja o criada en nave industrial, si una manzana es de cultivo biológico o convencional. Lo que significa que cuanto menos manipulado está un alimento, más actividad fotónica presenta y más eficacia biológica tiene sobre los organismos de cualquier tipo.

Es decir que cualquier célula viva emite radiaciones en forma de cuantos de luz. Pero no sólo la intensidad de la radiación fotónica nos refleja el estado de la célula, sino también si esta intensidad es regular u oscilante. Así, por ejemplo, los productos congelados presentan una radiación más débil e irregular que los alimentos frescos.

Otra prueba más de la radiación fotónica se obtiene del siguiente experimento: si se llenan dos vasos con sangre fresca de cerdo, y se coloca uno al lado de otro, y en uno de ellos se vierten unos gérmenes patógenos, en éste se formarán anticuerpos. Esto parece normal, pero que en este ensayo también se formen anticuerpos en la sangre del otro vaso, esto no tiene explicación desde el punto de vista químico.

Sin embargo, desde el punto de visa físico sí se puede explicar: la sangre dentro de los vasos intercambió informaciones en forma de cuantos de luz. Porque si se coloca una tabla que no deja pasar la luz entre los vasos, este efecto termina al instante. Lo antedicho solamente da lugar a una conclusión: los cuantos de luz que emiten las células vivas sirven de transmisores de información. En estado sano, estos cuantos de luz están en condiciones de transmitir informaciones de forma regular y creando un orden.

Sabiendo eso, también nos podemos explicar ahora por qué los pueblos en contacto con la naturaleza gozan de tan excelente salud, a pesar de que su alimentación a veces es muy poco variada. A través de la radiación celular, se produce una compensación con precisión submolecular, incluso cuando no se aportan posteriormente suficientes sustancias como vitaminas, enzimas o aminoácidos. El organismo sabe compensar oscilaciones en la oferta de alimentos con una exactitud sorprendente y elegir o transformar justamente aquellas sustancias que necesita en cada momento.

En este sentido queremos recordar que es un determinado tipo de radiación de neutrinos el que tenemos a disposición en forma de radiación terrestre y que nos alimenta energéticamente. Los cuantos de luz son solamente una pequeña parte de la energía que aprovechamos, son la parte visible.

Esta parte visible, llamada también efecto fotoeléctrico, representa un proceso físico que tiene lugar en cualquier materia, y se hace visible sobre todo en sustancias fluorescentes. Cuando hay luminosidad, estas sustancias absorben los fotones y los vuelven a expulsar cuando hay oscuridad. Los fotones son tragados por los electrones, que son componentes de cualquier átomo. De esta manera, los electrones disponen de más energía. Transcurrido cierto tiempo, los electrones expulsan la energía adicional en forma de fotones.

Este descubrimiento relacionado con la alimentación es realizado de forma sutil por determinadas moléculas. El proceso en sí se denomina resonancia de fotones, y las moléculas son las portadoras más pequeñas de la vida, de la que a lo largo de la evolución se han ido desarrollando las células. De ahí que una de las denominaciones más comunes es la de 'macromoléculas vivas’. El significado de estas moléculas para la vida de las células es mucho más grande que el de todas las demás sustancias. A ellas pertenece el ADN, todos los demás ácidos ribonucleicos, los virus y viroides, bacteriófagos y determinados productos de disociación de bacterias, la clorofila de las plantas y algas, así como todas las demás formas.

Existen en total 7,5 millones de macromoléculas vivas diferentes, por eso no tiene mucho sentido su catalogación: lo importante es su significancia y su estudio desde el punto de vista de la alimentación.

Así, por ejemplo, las macromoléculas vivas controlan todas las funciones del sistema inmunitario. Un organismo abastecido con la energía suficiente a través de las macromoléculas vivas, p.ej. no tendrá nunca enfermedades infecciosas. Los virus y las bacterias no son todos ellos los enemigos malos de la salud, algunos de ellos, al contrario, son vitales para el organismo. Sin la ayuda de estas bacterias y virus, nuestro cuerpo sufriría graves carencias de vitaminas y enzimas, la digestión dejaría de funcionar, etc.

Por lo tanto, un organismo sano es capaz de mantener a los microbios en un equilibrio adecuado. Sin embargo, si el metabolismo no tiene la energía suficiente, es decir que le faltan macromoléculas vivas, este orden natural se deteriora, y en consecuencia, los virus y las bacterias podrán multiplicarse de forma innatural.

Es así como, por falta de energía, surgen las enfermedades infecciosas, es decir que también aquí la causa está en el organismo debilitado desde el punto de vista energético, que ya no es capaz de mantener el balance microbiano. Los primeros indicios de esta falta de energía son dolores de cabeza regulares, migrañas, tendencia a los resfriados, cansancio por las mañanas, problemas para mantener el peso, etc.

Estos síntomas desaparecen con el abastecimiento de grandes cantidades de energía, que reactivará las macromoléculas vivas que produce el propio cuerpo. Esto puede ocurrir mediante una alimentación adecuada, o también mediante un dispositivo adecuado como lo es el PULSARION® , del cual se trata aquí.

La energía de la naturaleza Esta increíble capacidad de autoconstrucción del organismo humano y también de todos los demás sistemas biológicos, no ocurre de forma casual, si no que está sometida a una gran fuerza o energía ordenadora, que es controlada a través de la organización básica de cada célula (el llamado “blueprint” o programa genético).

Este programa genético en física se ve reflejado en el ADN, sin embargo en este contexto hay que recalcar que el mejor programa genético no sirve de nada si no hay energía para su realización. Si ahora nos imaginamos que mediante impulsos electromagnéticos externos del tipo adecuado podríamos volver a aumentar el flujo de energía vital, estamos muy cerca de entender lo que es la terapia PULSARION® -HBR. No precisamos de mucha imaginación si sabemos que la densidad de energía más alta en toda la atmósfera es la que hay dentro de un rayo de tormenta.

"No parece que los alimentos sean una necesidad. Podemos imaginar seres organizados, que vivan sin alimentos y que reciban de la naturaleza toda la energía que necesitan para la práctica de sus funciones vitales."
Nikola Tesla (1856-1943).

5.- TÉCNICA

Tal como vimos en el Capítulo de Bio-Física, en principio hay dos cosas presentes en el universo: energía e información. Vamos a ver esto con más detalle.

ENERGIA

En los centros de las galaxias existen enormes espirales de energía. Son los llamados agujeros negros, que absorben toda la materia e incluso la luz en su proximidad. Por ello, vistos desde el exterior aparecen como negros e invisibles. Sin embargo, en realidad son las mayores fuentes de energía del universo (fuentes de neutrinos). La materia y la luz son lanzados allí y con velocidades superiores a la de la luz son desmaterializados en el cosmos.

Sólo las radiaciones super-rápidas con velocidades superiores a la de la luz, pueden escapar de estos agujeros. Como la energía puede ser sólo convertida pero no destruída, si algo es absorbido, algo deberá ser lanzado de nuevo.

Como es sabido, Nikola Tesla descubrió mucho antes que el laureado Nobel Pauli, lo que después de Pauli se designó como radiación de neutrinos, que es la causante de toda la vida existente. En el año 1898 Tesla informó sobre una radiación cósmica que pudo probar matemáticamente y experimentalmente.

Tesla escribió que desde todas las partes del universo se enviaba radiación de alta energía, consistente en partículas inconcebiblemente pequeñas, con una velocidad claramente superior a la de la luz. La fuerza de penetración de estas radiaciones es tan enorme que pueden atravesar planetas enteros sin apenas reducir su velocidad.

A esto se le llama 'radiación dura de neutrinos'. Solamente los soles y las estrellas, gracias a su gran masa, están en posición de capturar y transformar esta radiación y transformarla en radiación solar de neutrinos, debido a un efecto resonante recíproco, y situarla como 'nutrición' a disposición de los planetas, por ejemplo, la tierra. Esta radiación dura de neutrinos sirve pues al sol como alimento y hace que crezca. Por esta razón, el sol seguirá creciendo hasta convertirse en una 'gigante roja'.

Veamos ahora la esfera de vida terrestre. La superficie de la tierra está bombardeada por aproximadamente 66.000 millones de neutrinos por segundo por cada cm2. Si estas partículas de energía espiral pueden ser capturadas y utilizadas, entonces la mayor parte de ellas formarán materia y esto es exactamente lo que ocurre. Estos neutrinos solares llegan al centro de la tierra desde todas las direcciones y se rompen y materializan debido a un efecto de resonancia recíproco (fusión).

Esta es la razón por la que la tierra crece. Las mediciones efectuadas por medio de satélites demuestran que la tierra aumenta su extensión aproximadamente unos 25 cm en el ecuador por año. La consecuencia de ello es la deriva continental y la formación de volcanes.

Una parte de estos neutrinos salen de nuevo de la tierra. Esto es lo que se conoce como radiación de la tierra, que sirve a la biosfera así como también a todas las entidades vivas, como fuente de energía. Este es nuestro auténtico alimento real. Si esta radiación pudiera ser bloqueada efectivamente, ello provocaría la muerte repentina de todos los seres vivos.

Resumiendo podemos decir que el sol brilla y crece debido a la radiación cósmica de neutrinos. Esta radiación de neutrinos produce una fusión en el núcleo de la tierra y le hace crecer. La parte no utilizada es liberada de nuevo como radiación terrestre que produce de nuevo procesos de crecimiento de toda la biosfera.

La energía liberada es puesta a disposición e cada célula biológica individual así como de las plantas para la fotosíntesis. De nuevo, aquí tienen lugar procesos de fusión y transmutación nuclear. Fuera de una visión universal, lo que tenemos aquí es un ciclo de energía. Los agujeros negros absorben la materia y la desmaterializan de nuevo en forma de energía, que es puesta a disposición del cosmos para los procesos de crecimiento.

INFORMACIÓN

Tal como hemos visto, el viejo universo es casi absorbido por los centros de las galaxias individuales, los llamados agujeros negros. Como consecuencia, esta materia (que no es otra cosa que energía condensada) es acelerada hasta velocidades superiores a la de la luz, por la estructura espiral de los agujeros negros, y lanzada al exterior en forma de 'radiación dura de neutrinos' (que es la fuente de la radiación cósmica de fondo), casi en un nuevo universo.

Detrás de este proceso está el campo vacío, el llamado 'estructura-UR' del universo. Podríamos llamarlo también el espacio exterior sin masa, el campo portador de neutrinos u ondas longitudinales. En ello está incluida la 'memoria de información integral' denominada también campo morfogenético.

Los neutrinos son lo que podemos llamar las muestras oscilatorias más pequeñas que contienen la información original de los agujeros negros desmaterializados, el universo viejo, y que son absorbidos por ondas de energía. Esta información es puesta ahora a disposición del ‘nuevo universo’ como base. Estas ondas portadoras de energía forman partículas elementales en el campo de información de fondo en condiciones adecuadas de resonancia por compresiones espaciales (colisiones o también efectos recíprocos).

Esto sólo es posible debido a su estructura espiral que revela la densidad más alta igual que ocurre con una espiral en el centro. Estas partículas elementales conducen también a la formación de átomos. La clase de átomos es determinada por la frecuencia, que está formada por la información que subyace detrás de ellos.

Esta información trabaja también de una manera ordenada si los átomos se agrupan a sí mismos en moléculas. De esta forma, las moléculas se convierten en células, las células forman órganos y éstos son a su vez dependientes de los bucles automáticos de control de información, que se utilizan para la creación de organismos. Todo ello junto forma la naturaleza completa, que está incluida de nuevo en ciclos cósmicos dentro del universo global.

Por ello, detrás de todas las manifestaciones visibles, subyace un campo informado de energía al que podemos llamar plano general o programa genético (blueprint). En este programa genético, que hay en cada semilla, subyace la forma completa del ser que será desarrollado.

Mediante la fotografía de Kirlian, se puede observar un fenómeno muy interesante. Por ejemplo, si cortamos una porción de una hoja de arce, y hacemos una fotografía de Kirlian, el halo de la hoja aparece completo, con la parte cortada algo más borrosa, como si la hoja aún estuviera completa. Esto es debido al fondo energético, podemos decir que el campo oscilatorio de información, todavía está presente. Esta es también la razón, por la que si a una lagartija se le rompe la cola, es capaz de regenerarla de nuevo con la misma forma (una característica que disminuye en el campo de información humano).

Esto puede ser también una prueba de los dolores fantasma. Los pacientes que han perdido algún miembro, conocen este fenómeno. Para moverse en la dirección correcta, la energía necesita información. Sólo cuando las dos están juntas, es posible una forma de conducción regulada.

La información sin energía, no es útil. La energía sin información, carece de sentido.

La energía natural (radiación, oscilación, movimiento fluctuante), trabaja siempre en el sentido constructivo, porque la información que subyace detrás, posee inteligencia, que ha sido desarrollada aún más en el curso de la evolución.

Formas de la Radiación Artificial Radiación Técnica o Artificial

En oposición a la radiación natural está la radiación técnica, que es artificial y por ello, de origen no-natural. Los siguientes oscilogramas pueden servir para ilustrar estos contrastes:

Estas cuatro formas de señales, son los ejemplos de modos dominantes de oscilaciones producidas artificialmente, ya que no existen estas formas de radiación en la naturaleza.

Las oscilaciones en diente de sierra, rectángulo y triángulo en todas sus formas y frecuencias, producen definitivamente campos de perturbación. Por ello, bajo ningún concepto es suficiente examinarlas con los instrumentos de medida convencionales para ver sus efectos térmicos y guardar por ello valores límite arbitrarios.

La oscilación senoidal es la más parecida a las naturales, sin embargo, se diferencia en que las señales naturales no tienen una amplitud constante y son señales amortiguadas, tal como se muestra en el scilograma del siguiente párrafo.

Radiación Natural Formas de Energía de la Naturaleza

La fricción, pérdidas de calor, resistencia del aire, etc, son todas razones por lo que las oscilaciones naturales sólo se dan sólo en forma amortiguada. Cada sistema natural está afectado por pérdidas y tiende a desaparecer a menos que la oscilación reciba un suministro de energía exterior. Todos los ejemplos de oscilaciones que no corresponden a este formato, no son naturales y por lo tanto, son percibidos por los sistemas biológicos como efectos extraños que causan perturbaciones en el equilibrio de oscilación natural. La totalidad de la radiación electromagnética que ocurre de forma natural, tiene una importancia biológica muy grande, y es indispensable para la supervivencia de los organismos de cualquier clase.

Como esto ya puede estar suficientemente explicado ahora, vamos a ver con mayor exactitud las formas de energía y movimiento de la naturaleza.

En el estado actual de la ciencia se puede probar fácilmente que incluso una 20.000 ava parte del valor límite actual de la radiación de Handy, tiene una relevancia biológica. En este caso, sólo se considera la porción medible del impulso electromagnético. Sin embargo, conocemos ahora que cada impulso electromagnético consta en principio de dos componentes, una onda transversal (onda de Hertz u onda herziana) y una onda longitudinal (onda de Tesla).

La onda de Hertz es una oscilación perpendicular a la dirección de expansión y parece estar desacoplada de ésta. En el caso de frecuencias altas, aquí nuestro cuerpo muestra el efecto Jaula de Faraday, es decir que la onda no podrá penetrar por nuestra piel y no producirá ningún efecto biológico.

Por otra parte, sabemos de la onda sonora que las oscilaciones de la onda longitudinal se expanden a la manera de una onda de choque. En este caso, el impulso es transmitido de una molécula a otra. Así, el sonido puede penetrar por un muro, pero la luz de una lámpara no.

Por la misma razón, la radiación de neutrinos y terrestre tendrá que expandirse longitudinalmente, porque solamente esta forma de ondas (o hablemos mejor de ‘remolinos’) es capaz de penetrar el cuerpo y emprender interacciones. Hemos visto entonces que existen ondas longitudinales que son más lentas y otras que son más rápidas que la luz, como p.ej. la radiación cósmica de neutrinos. O sea que también habrá ondas que se expanden justo a la velocidad de la luz. Estos remolinos se denominan fotones.

Por este motivo, la luz algunas veces aparece como onda y otras como partícula, y éste es justamente el espacio en el que la radiación se convierte en materia. Los ‘agujeros negros’ que hemos mencionado al comienzo, desmaterializan la materia transformándola en ondas de energía más rápidas que la velocidad de la luz, que se fusionan en el Sol y tienen el efecto de formar materia (la luz surge cuando la energía se transforma en materia). Y aquí se cierra el ciclo energético cósmico.

Pero por otra parte podemos deducir de todo esto que la velocidad de la luz es sólo un caso especial dentro del balance total de energía cósmica: supone aproximadamente un 4% de la cantidad total de energía. La luz visible es la encargada de controlar las funciones corporales. Estas ondas de luz (denominadas también 'biofotones') sirven para que las células se comuniquen entre sí.

¿Y el 96 % restante? De este sacamos nuestra energía vital, que es el combustible para nuestro cuerpo. El mayor suministrador de energía vital es por lo tanto la parte longitudinal de la oscilación electromagnética, encargándose la parte visible de la comunicación entre las células y los conjuntos de células. Estos vórtices o remolinos de energía interaccionan con cualquier forma de materia cuando entran en resonancia, siendo éste el único requisito físico.

El emisor y el receptor tienen que estar perfectamente armonizados, porque si no lo están, no ocurre nada. Y ésta es exactamente la razón por la que solamente se influye ahí donde está perturbado el equilibrio/potencial de energía natural, y sólo hasta el momento en el que se haya reestablecido el equilibrio. Por eso se puede excluir cualquier tipo de efecto secundario nocivo.

Entonces la balanza energética en la célula volverá a estar equilibrada y la tensión de la membrana de la célula habrá alcanzado su potencial natural, y en este momento la radiación resonante de remolinos dejará de surtir efecto automáticamente.

Es decir que al haber una resonancia perfecta, los vórtices de energía serán recolectados al 100 % y transformados en energía vital de forma biológica y sin desperdicio. Al contrario de lo que ocurre en los aparatos de diatermia conocidos hasta ahora, en este proceso no habrá desperdicios y por consecuencia no habrá calor.

La técnica del dispositivo PULSARION® está diseñada de tal manera que la proporción de ondas transversales de Hertz es reducida al mínimo, y gracias al acoplamiento, la proporción longitudinal aumenta automáticamente, de manera que se puede esperar la mayor eficacia biológica posible.

Este procedimiento tampoco tiene que ver con los hasta ahora conocidos sistemas de terapia de campos magnéticos. La tecnología de Nanopulsos, aplicada mediante la Terapia de Nanopulsos con el dispositivo PULSARION®, constituye en cierto sentido una combinación entre la terapia de campos magnéticos y la terapia de frecuencia (fuerza de penetración + resonancia), pero, al utilizar la parte de las ondas longitudinales según sus propias leyes, es totalmente de origen natural.

Porque al igual que las células que se comunican entre sí mediante radiación de biofotones, la conducción nerviosa y el procesamiento de señales dentro del cerebro también representan formas de ondas electromagnéticas longitudinales.

La cuestión de que por qué la naturaleza, y con eso también el organismo humano, solamente utiliza las ondas longitudinales para el intercambio de información y energía, y no las ondas transversales, es muy fácil de aclarar: se debe a que en la onda transversal de Hertz solamente es posible modular la frecuencia, o sea que la información sólo podría ser transmitida serialmente y por ello existe el peligro de que al haber influencias perturbadoras, se puede perder parte de la información.

En cambio en las ondas longitudinales se pueden modular tanto la frecuencia como la longitud de la onda, lo que les añade una dimensión entera de posibilidades de transmisión. De esta manera, las informaciones podrán ser transmitidas con más seguridad y velocidad, porque todo es simultáneo. Por eso, las ondas longitudinales que transportan información codificada en remolinos superan por mucho a las ondas de Hertz.

La naturaleza siempre busca la optimización y solamente trabaja con el método más exacto y eficiente, es decir que la segunda mejor opción ya estaría destinada a la extinción. Los aparatos de terapia de hoy en día trabajan con las ondas electromagnéticas transversales, con bobinas de tratamiento en forma de antenas en anillo, p.ej., y los resultados son limitados.

Por esta razón, el equipo PULSARION® dispone de una bobina de tratamiento especial diseñada en forma de bobina de Tesla con enrollado plano. Gracias a sus características específicas, esta forma de enrollado reduce el porcentaje transversal electromagnético y aumenta al mismo tiempo el porcentaje de ondas longitudinales, gracias a un acoplamiento estrecho, es decir que mantiene la misma potencia, lo que cambia es solamente la relación transversal/longitudinal, y, como ya hemos dicho anteriormente, se aprovecha al máximo la eficacia biológica que solamente tienen las ondas longitudinales.

La Energía de las Células

Hacemos un inciso para explicar en pocas palabras lo que ocurre dentro de las células. Se suele decir que las centrales de energía dentro de nuestras células son los mitocondrios, pero esto no es del todo cierto. En realidad, los mitocondrios son transformadores y no abastecedores de energía.

Investigadores japoneses de la Universidad de Keio han descubierto lo siguiente: para poder transformar el alimento o la luz solar en la “divisa” energética de validez general, el ATP (Tri-Fostato de Adenosina), las células precisan de una enzima especial: el complejo ATP-sintasa. Esta máquina de proteínas está situada en la membrana interna de los mitocondrios y funciona como una noria que en vez del salto de agua aprovecha la energía de iones hidrógeno que van cayendo. La estructura de esta enzima recuerda a un motor a escala microscópica, creado por la naturaleza, y que hasta ahora ningún hombre ha sido capaz de copiar, a pesar de la existencia de la nanotecnología.

Con el método de "Laser Imaging" (con el cual se pueden captar 8000 imágenes por segundo), se puede ver en las secuencias de imágenes cómo un 'eje cigüeñal' propulsa un cilindro consistente en tres clases de reacción repartidas de forma regular, liberando moléculas de ATP en cada vuelta que da. Lo increíble es que la ATP-sintasa también es capaz de girar en la dirección contraria y así aprovechar la energía almacenada en el ATP para bombear los iones hidrógeno hacia la cara exterior de la membrana.

Esta máquina de rotación microscópica da miles de vueltas por minuto y funciona en intervalos entrecortados de 120 grados. En las secuencias de imágenes se han podido captar más de 100 rotaciones por segundo de este minúsculo motor de proteínas (nuestro ojo ve estas imágenes como una foto sin movimiento). Además, estas imágenes demuestran claramente que cada 120º de movimiento durante la combustión del ATP consiste en 2 pasos: primero, el mango gira 90º y después rota 30º, durando cada paso menos de una milésima de segundo. Al analizar más a fondo el suministro de ATP los investigadores descubrieron que los enlaces de ATP son los que activan la rotación de 90º en el cilindro de las enzimas, liberando los productos de reacción difosfato de adenosina (ADP) y fosfato.

Conociendo el funcionamiento de este motor, deducimos obviamente que también aquí se necesita energía para poner en marcha estos motores, de forma parecida a la de la bomba sodio-potasio aludida más arriba. Según los investigadores japoneses, aquí entran en acción los iones hidrógenos que están cayendo. Esto vale también a nivel molecular, pero esta caída de los iones requiere de energía electromagnética.

Todos los procesos energéticos/físicos de la naturaleza se construyen sobre la base de oscilaciones senoidales altamente amortiguadas, que no son otra cosa que vórtices portadores de energía que despliegan su potencia al haber resonancia (p.ej. tornados, remolinos de agua, nebulosas espirales, galaxias espirales, etc). A partir de ahí se entiende cuál es la fuerza que deja ‘caer’ a los iones hidrogeno.

Todo lo que se necesita para eso es la resonancia, y si ésta es correcta, los iones hidrógeno que caen accionan los motores microscópicos, y éste es el proceso que genera la ATP-sintasa. Queda por resaltar que la forma de espiral es la fuerza constructora. Y exactamente en esto se basa la terapia de Nanopulsos PULSARION® -HBR.

Ya que las diferentes células o tipos de células reaccionan a las frecuencias específicas para cada una de ellas, y que varían según el tipo de célula, obviamente con un espectro ancho de frecuencias, es posible llegar a todos los tipos de células y abastecerlas con energía por resonancia a través de formas de señales adecuadas (vórtices, espirales o remolinos).

Finalmente, las ondas escalares muestran exactamente la forma de la señal que las origina, porque están fuertemente acopladas a la porción de Hertz de la oscilación electromagnética.

El sistema completo de información de la naturaleza, así como el de los organismos, está construido en ondas escalares y por lo tanto, no es dañino. Si asumimos ahora que cada pulso electromagnético trae dos clases de ondas, la onda transversal de Hertz y la onda longitudinal de Tesla, entonces lo siguiente es válido: las ondas de Hertz pueden ser bloqueadas completamente de forma sencilla (por ejemplo, mediante una jaula de Faraday), sin embargo, las ondas Tesla longitudinales, no pueden ser bloqueadas. Esto es una realidad en las condiciones científicas actuales. Inversamente, esto no significa que la ausencia de ondas Hertz (que son facilmente bloqueables), pruebe la ausencia de ondas Tesla.

Tal como vimos anteriormente, todos los ejemplos de oscilación natural se desarrollan en ondas senoidales amortiguadas. El movimiento más natural y más fuerte en la naturaleza es la forma espiral.

Radiación Natural Si imaginamos ahora la oscilación amortiguada (izquierda), tridimensional y giramos el eje horizontal 90º por detrás, vemos una espiral (derecha).

Esta es la forma de señal fundamental que utiliza la naturaleza en todos sus procesos. Encontramos ejemplos de ello en la naturaleza por todas partes. En las galaxias, nebulosas en espiral, tornados, e incluso en el desagüe de una bañera, etc.

Las formas en espiral poseen además las características de los sistemas abiertos, por ejemplo, ellos atraen constantemente energía ambiental en su succión. En contraste con ello, un círculo es un sistema cerrado. Los núcleos de células y los núcleos de átomos, son ejemplos de sistemas cerrados. Esto es probablemente un sistema protector, que la naturaleza ha instalado de esta forma. Por ejemplo, en el núcleo de la célula existen entre otras cosas la estructura ADN y el núcleo atómico que forman una unidad.

La naturaleza mira por sí misma y ha encontrado el mejor camino. Todo lo que podemos hacer es asegurarnos de que los equilibrios de energía natural, no sean perturbados. Sólo de esta forma podemos prevenir condiciones de enfermedad, y si nos salimos de esta vía causaremos problemas de salud, hasta que estos equilibrios se restablezcan de nuevo.

Aquí hablamos de métodos naturales de curación, que deben referirse inevitablemente a la medicina de la oscilación o medicina de la energía.

Señales Naturales En resumen podemos decir que la corriente eléctrica y la tensión eléctrica, tanto si se producen de forma natural o artificial, en principio poseen las mismas características y no se diferencian en nada, excepto en la formación de su señal. Vimos anteriormente la apariencia que tienen las formas de frecuencias producidas artificialmente.

Para ilustrar ahora cómo están constituidas las frecuencias naturales, se muestran aquí algunos ejemplos de diagramas.

En los ejemplos puede verse que las muestras que proceden del equipo PULSARION® se asemejan a las producidas por rayos de tormentas; las estructuras esenciales de ambas, son naturalmente idénticas.

Ejemplos de formas de señales atmosféricas.

Las mediciones prueban que en estas descargas dinámicas, se produce un espectro amplísimo de frecuencias que van desde 0,1 Herzios a varios gigaHerzios).

Comparación de medidas de un rayo de tormenta (a la izquierda), y un rayo producido por PULSARION® (a la derecha).

    Rayo Natural     Rayo producido por PULSARION®
Rayo Natural y Rayo de PULSARION
Es fácil reconocer la similitud de los impulsos producidos por el rayo natural y el campo producido por PULSARION®:

Para poder representar mejor el enorme ancho de banda de los impulsos producidos, lo haremos mediante oscilogramas con una resolución temporal sustancialmente mayor.

Composición de Frecuencias de PULSARION® en Mediciones Temporales cada vez más Cortas

Las imágenes han sido tomadas con un osciloscopio HP 54502A (400 Mhz, 400 MSa/s). Las imágenes muestran los nanopulsos tal como son producidos por PULSARION®. Los impulsos fueron medidos directamente en el centro de la sonda de tratamiento y se representan expandidos temporalmente desde una unidad de escala de 20 ms a una unidad de escala de 10 ns.

20ms/div5ms/div2ms/div
100?s/div50?s/div20Vs/div
1?s/div50ns/div200ns/div
100ns/div20ns/div10ns/div

Tal como puede reconocerse fácilmente en estos oscilogramas, tenemos una mezcla de muchas en cada una de las oscilaciones senoidales amortiguadas, tal como se producen en los rayos de las tormentas naturales, sobre este completo rango de frecuencias. Los rayos naturales muestran su espectro de banda ancha en las ramificaciones del rayo individual. De la misma forma se ha conseguido en PULSARION®, con una tecnología que tiene un parecido total con el espectro del rayo. En el oscilograma con una división temporal menor (división de 10 nano-segundos), puede observarse que la señal emitida por PULSARION®, al igual que la señal de los rayos naturales, es una señal de frecuencia variable y de amplitud amortiguada.

Tal como se mencionó al comienzo, con este procedimiento de medición sólo se representa la porción electromagnética (transversal), pero la porción longitudinal (escalar) al mismo tiempo aparece desacoplada y perpendicularmente a la dirección de propagación de las ondas transversales, es lógico por ello, que también la porción escalar siga los valores por defecto de la onda transversal.

Tesla así como Lakhovsky trabajaron con tubos de plasma. Esto es indispensable para igniciones de alto voltaje, si los impulsos deben corresponderse con los rayos de las tormentas naturales.

Dispositivos de Cámaras Abiertas (No-Pulsarion)

Hay dispositivos en el mercado distintos de PULSARION, que funcionan con cámaras de ignición semi-abiertas. Esto es poco práctico por dos razones diferentes:

  • Por una parte, las igniciones producen ozono. Este gas es perjudicial y debe ser eliminado de forma elaborada, a través de sopladores y filtros de ozono, o mediante tuberías que lo lleven al exterior. Por otra parte, de esta forma no se puede crear una alta presión en la zona de descarga, que era un requerimiento de Tesla.
  • Otros sistemas tratan de evitar la cámara de ignición o tubo de plasma completamente, y producen el alto voltaje sobre modernos interruptores de tiristores de alta potencia. Esto es práctico porque están libres de mantenimiento (los electrodos en tubos de ignición están sujetos a un desgaste natural), sin embargo, en ellos sólo se puede liberar un impulso individual con una única frecuencia. Esto no tiene nada que ver con el campo que se produce en un rayo de tormenta (aunque sus fabricantes afirmen lo contrario). Esto puede ser técnicamente una solución elegante sin embargo terapéuticamente/biológicamente reduce el espectro de actuación.

Ahora vamos a ver otros modelos de señales generadas por dispositivos (distintos de PULSARION) que están presentes en el mercado.

Este impulso (Figura 1) está producido utilizando un interruptor de tiristores de alto voltaje en lugar de un tubo de plasma. Se puede ver un impulso individual con una frecuencia fija. Los dos picos son sólo efectos secundarios no deseados. Es como si alguien cantara el tono estándar “A” y permaneciera en él. Esto está lejos de tener una banda de frecuencia amplia como la que se da en los rayos de tormentas naturales.

Este diagrama (Figura 2) muestra un impulso de un equipo, disparado por un tiratron, pero sin embargo, posee una cámara de ignición semi-abierta. Los pros y los contras han sido descritos anteriormente. Se puede ver aquí también un impulso básico con una frecuencia firme y en las crestas picos en aguja (efectos de desplazamiento).

Con un análisis más detallado de este diagrama (Figura 3) con una resolución temporal mayor en oposición a la Figura 2, se puede ver que estos picos o agujas, son también impulsos amortiguados de una frecuencia mayor. Esto está producido por los efectos de desplazamiento del tiratron como interruptores de alto voltaje. En esta forma oímos el tono estándar “A” y el alto “C” (ambos tonos a modo de ejemplo). Una composición y/o una canción con sólo uno o dos tonos es en ambos casos difícilmente concebible.

Ahora, estos fabricantes producen sonidos mono-tonos, a pesar de que hay todavía otro conjunto de armónicos y/o sobretonos tal como confirma un análisis de Fourier. Lo que se deduce de ello, sin embargo, son de nuevo los tonos “A” y/o “C” acompañados de pares de octavas 1, 2, ó 3 veces más altas. Conocemos estos instrumentos (instrumentos de cuerdas vibrantes) que poseen lo que se llama cuerdas de resonancia como la Sitar India. Pero como sabemos que nuestras células y las federaciones de células contienen todos los tonos de la escala, debemos suponer aquí que en caso de resonancia sólo se activan aquellas células que están en la frecuencia del tono “A” y/o “C”, así como sus armónicos.

Expresando todo esto en frecuencias, sabemos que la sintonización del tono “A” tiene una frecuencia de 440 ciclos por segundo. Una octava más alta que el tono “A”, tiene una frecuencia de 880 ciclos por segundo, dos octavas más alto son 1.320 ciclos por segundo y tres octavas más alto, 1.760 ciclos por segundo. Sin embargo, los sobretonos se harán cada vez menos sonoros (amplitud menor) hasta que ya no los oigamos y desaparecerán en señales de ruido.

El universo canta una canción, las estrellas y planetas cantan canciones y también los organismos y células cantan canciones. Si estas canciones consistieran sólo en uno o dos tonos, entonces los oyentes se irían lejos porque no quedarían satisfechos con la calidad de la emisión. Sin embargo, tal como sabemos ahora, nuestras células cantan casi todos los tonos de la escala. Un impulso que contenga todos los tonos puede activar todas las células, por lo que debe trabajar de forma similar a las cuerdas de resonancia en consonancia con su nota clave básica.

Basándose en las distintas frecuencias que contienen los rayos de tormentas naturales, podemos estar seguros de que los equipos anteriores no pueden suministrar un buen alimento energético. El fabricante que produce dos frecuencias, puede decir que está por encima del fabricante con una sola frecuencia, sin embargo, la diferencia entre ellos, es marginal.

Heráclito (535 a.c. – 475 a.c.)

Para entender la Terapia PULSARION® -HBR, sólo los conceptos holísticos (una concepción integral) nos pueden ayudar y en este sentido, la medicina de la energía pertenece a ellos. Las píldoras por sí solas, son el pasado de los últimos 200 años. Este pasado está llegando a su fin. Ahora ha llegado el momento de que los conocimientos actuales se transformen en una comprensión de un nivel más amplio y comiencen a cambiar el mundo de la medicina. Los ejemplos tradicionales comienzan a disolverse en sí mismos. No hay retorno.
Todo fluye … … aún más … … Heráclito tenía razón.


DATOS TÉCNICOS

  • PULSARION® posee todos los permisos Técnicos y Médicos.
  • Los permisos se han obtenido en Alemania, el país con los valores y normativas más estrictos.
  • Marca registrada y protegida en todo el mundo.
  • Fabricado en Alemania – Fabricación de alta calidad.
  • La tecnología es única en todo el mundo
  • PULSARION® no produce ozono ni rayos-X.
  • Debido a su especial tecnología, no produce calentamiento (disipación de energía). Por ello puede funcionar sin necesidad de refrigeración.
  • Gracias a su tamaño relativamente pequeño, es transportable en una caja y dispone de un sistema de transporte con ruedas (removible). Movilidad excelente.
  • PULSARION® tiene un consumo ¡extremadamente bajo! Ya que para funcionar utiliza sólo una potencia equivalente a una lámpara de 25 Watios.
  • Dispone de un sistema integrado de batería recargable que le permite un funcionamiento autónomo aunque no esté conectado a una toma de corriente. La batería permite el funcionamiento autónomo durante 3-4 horas de operación.

Este informe es un resumen del documento estándar del equipo de desarrollo de PULSARION® titulado:

PULSARION – La Terapia PULSARION® –HBR

Si está interesado en esta terapia, no dude en consultarnos.

       

REFERENCIAS

  • Skalarwellentechnik – Prof. Dr. - Ing. Konstantin Meyl (ISBN 3-9802542-6-7)
  • Neutrinopower – J. von Buttlar im Gespräch mit Prof. Dr. K. Meyl (ISBN 3-9806 584-8-1)
  • Zaubergesang – Grazyna Fosar, Franz Bludorf (ISBN 978-9-9808206-6-0)
  • Nikola Tesla: Wegbereiter der neuen Medizin – Ulrich Heerd (ISBN 3-89539-244)
  • Tachyonen, Orgonenergie, Skalarwellen – Marco Bischof (ISBN 3-85502-786-2)
  • Energy from the Vacuum – Tom E. Bearden (ISBN 0935621059)
  • Der Wirbel um das Nichts – Daniel Lathan (ISBN 3-00-015735-2)
  • Die Gesundheits-Revolution – Christian Opitz (ISBN 3-905 158 06-X)
  • Die Botschaft der Nahrung – Prof. Fritz-Albert Popp (ISBN 3-86150-319-0)
  • Wirbelwelten Teil 1-3 – Dipl.-Phys. Gabi Müller, Norath (raum&zeit special 7)
  • Der Spiralrhythmus der Natur – Dipl.-Phys. Gabi Müller, Norath (raum&zeit 130-2004)
  • Das Geheimnis des Lebens – Georges Lakhovsky (ISBN 3-88699-999-8)
  • World of Strange Phenomena – Charles Berlitz (ISBN 0751514829)
  • Unglaubliche Ereignisse – Phillip Shoffield (ISBN 3-8289-4810-3)
  • Electrical Healing and the Violet Ray – Gary J. Lockhart (1942-2001) unpublished
  • A New Science of Life – Rupert Sheldrake (ISBN 0892815353)
  • Revolution in Technik, Medizin, Gesellschaft – Hans A. Nieper (ISBN 3-925188-00-2)
  • Die Ursache Des Einschlagens Vom Blitze (1773) – J. A.H. Reimarus (ISBN 1104672200)




[Ir Arriba]           [Ir a PULSARION]             [Volver a la Página de Inicio]





Fabricado en Alemania por:
PULSARION® Medizintechnik.


...


APLICACIÓN DE TERAPIA PULSARION® HBR

Teléfonos de información:
91 637 11 89
655 163 875
606 836 234
91 616 78 36


Distribuidor:
Sista Coat Spain
c/ Bidasoa, 5
        Local 58
28670 Villaviciosa de Odón (Madrid), España
Tel: (+34)-
655 163 875
606 836 234
91 637 11 89
91 616 78 36
info@sistacoat.es
www.sistacoat.es


Marca Registrada

Clasificado de acuerdo con MDD 93/42/EEC
(Directiva Europea sobre Dispositivos Médicos, Norma 9:
Dispositivos terapéuticos activos para intercambiar o administrar energía)


Examinado y Certificado como aparato médico.

Satisface todos los requisitos de normas aplicables y límites de valores.

La certificación CE se ha obtenido en Alemania.


Certificado de Registro

Certificado de
Conformidad CE


Datos técnicos:

- PULSARION® posee todas las autorizaciones técnicas y médicas necesarias.

- Las autorizaciones se concedieron en Alemania, el país con las normativas y los valores límite más estrictos.

- Está protegido como marca registrada a nivel internacional.

- “Made in Germany” es garantía de máxima calidad.

- Se trata de una tecnología única en todo el mundo.

- PULSARION® no genera ni ozono ni rayos X.

- Gracias a la tecnología especial no se genera calor (pérdidas de potencia).

- Gracias a su tamaño relativamente reducido, se puede transportar como maleta y dispone de una excelente movilidad gracias a un sistema de rodaje (extraíble).

- PULSARION® es extremadamente económico en el consumo, sólo consume 60W en total (25W el elemento que produce las descargas).

- Batería integrada que permite su utilización autónoma o conectado a corriente.

- PULSARION® abre puertas hacia el futuro. ¡Es una variante segura de la medicina energética del Siglo XXI!

Este documento es una versión muy reducida de la obra estándar PULSARION® - La Terapia de Resonancia Biocibernética de Alta-Energía